EL PAPEL DE LOS PROBIÓTICOS EN LA SALUD DEL TEJIDO ÓSEO

EL PAPEL DE LOS PROBIÓTICOS EN LA SALUD DEL TEJIDO ÓSEO

¡La gran mayoría de las personas creen que nuestros huesos son tejidos inertes, es decir, que no sufren ningún cambio cuando la realidad es que son tejidos muy activos! Es decir, dentro de ellos en la médula ósea se producen nuestros eritrocitos (glóbulos rojos), que son las células encargadas de llevar el oxígeno a todos los tejidos del cuerpo

 Pero, además, los osteocitos o células que conforman nuestros huesos se dividen en osteoblastos (encargados de «meter» calcio al hueso y osteoclastos (encargados de «sacar» calcio del hueso) y este recambio de iones se da segundo a segundo

 Obviamente dados nuestros hábitos de alimentación y de ejercicio físico, entre otros factores como la genética y algunos otros externos, le demandaremos más trabajo a una u otra célula de las antes mencionadas, por lo que aun cuando tus antecedentes heredofamiliares apunten a que eres serio candidat@ a padecer de osteopenia o incluso osteoporosis, dados estos factores puede ser que nunca llegues a sufrirlos

 Entre estos factores que tú puedes modificar, se encuentra tu microbiota intestinal, te explico:

 La microbiota intestinal humana consta de más de 1000 especies microbianas distintas, aproximadamente y está formada mayormente por organismos del género Phyla, Bacteroidetes y Firmictues. La composición alterada de la microbiota intestinal (conocida como disbiosis) favorece el desarrollo de enfermedades crónicas como obesidad, enfermedades metabólicas, desnutrición, trastornos neurológicos, enfermedades cardiovasculares y cáncer. La masa ósea y la calidad de los huesos, también se ven afectadas por la microbiota intestinal. Hay estudios que señalan una relación entre la salud ósea y los probióticos.

 Algunos estudios han encontrado que el estado hormonal, las células inmunitarias y el sistema gastrointestinal, pueden regular el equilibrio y la salud ósea. El tracto gastrointestinal interviene en la absorción de minerales esenciales para los huesos, como calcio, fósforo y magnesio, pues contribuyen a la mineralización ósea. Asimismo, se ha propuesto que la microbiota intestinal podría intervenir en la regulación de la salud ósea.

Además de prevenir la pérdida ósea inducida por la disminución de estrógenos, el consumo vía oral de probióticos de la especie Lactobacillus se ha asociado con un aumento de la densidad ósea. En un estudio, se demostró que estas cepas de probióticos tienen la capacidad de prevenir la pérdida ósea y las alteraciones en la adiposidad y la grasa de la médula ósea en un modelo de diabetes tipo I. Del mismo modo, estudios en ratas sugieren que los probióticos pueden mediar la pérdida ósea después de la ovariectomía y al mismo tiempo influir en la formación de hueso.

Los efectos de varios probióticos importantes (principalmente Lactobacillus y Bifidobacteria) sobre la regulación de la densidad mineral ósea, ha sido estudiada en modelos animales y humanos. Se demostró que el tratamiento de ratones con Lactobacillus reuteri disminuye significativamente la osteoclasto génesis y la resorción ósea, evitando la pérdida ósea en ratones. También se han observado resultados similares para otras cepas de Lactobacillus, como Lactobacillus rhamnosus y Lactobacillus paracasei, entre otras.

El consumo de probióticos puede tener efectos positivos sobre la salud ósea en humanos. En un estudio se encontró que el consumo de probióticos ayudo a mejorar algunos parámetros relacionados con la salud ósea, como los niveles de calcio sérico y PTH (hormona paratiroidea). Por otro lado, otra investigación mostró que la suplementación directa de bacterias probióticas beneficiosas, afecta la salud ósea mediante la regulación de aspectos del intestino como la prevención de la disbiosis y/o el aumento de la permeabilidad e inflamación intestinal.

En conclusión: Mantener un óptimo estado de salud ósea es de suma importancia para la salud y la calidad de vida en general. Esto depende del mantenimiento de la homeostasis o «equilibrio» entre la resorción y la formación ósea. Una baja densidad mineral ósea puede indicar el desarrollo de osteoporosis y posteriormente incrementar exponencialmente el riesgo de cualquier fractura, (entre ellas la más común después de los 75 años de edad es la de cadera y cabeza de fémur), uno de los principales problemas de salud pública.

 Una buena densidad ósea depende de varios factores entre los que se incluyen género, edad, antecedentes familiares, antecedentes de fracturas, consumo de alcohol, hábito tabáquico, consumo de algunos medicamentos, enfermedades óseas y falta de actividad física.

 Como profesional de la salud, te recomiendo el consumo diario de probióticos de calidad como los de PAVIA, que además vienen adicionados de algunos nutrimentos con alta biodisponibilidad como nuestro D3, ¡adicionado de 5000 UI de vitamina D3! que ayudará a la fijación de Calcio en el hueso

nutriologo israel fernandez  

REFERENCIAS:

 

Malmir, H., Ejtahed, H. S., Soroush, A. R., Mortazavian, A. M., Fahimfar, N., Ostovar, A., Esmaillzadeh, A., Larijani, B., & Hasani-Ranjbar, S. (2021). Probiotics as a New Regulator for Bone Health: A Systematic Review and Meta-Analysis. Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine, 2021, 1–35.

Chen, Y. C., Greenbaum, J., Shen, H., & Deng, H. W. (2017). Association Between Gut Microbiota and Bone Health: Potential Mechanisms and Prospective. The Journal of clinical endocrinology and metabolism, 102(10), 3635–3646.

Consume probióticos de la más alta calidad y tecnología.

Comprar AHORA